Destacamos

“No figuraba en ninguna lista, pero igual me llevaron”

Este jueves, se llevó a cabo la 10° audiencia del sexto juicio por delitos de lesa humanidad cometidos en Jujuy. Atestiguaron tres víctimas del terrorismo de Estado, dos de ellos detenidos durante la Noche del Apagón: Mario Núñez y Raúl Bartoletti, y Casiano Bache a quien fueron a buscar esa noche, pero se presenta al día siguiente en la comisaría y queda detenido.

Núñez declaró que fue detenido durante la Noche del Apagón, el 20 de julio de 1976. Dos varones y una mujer vestidos de civil ingresaron a su casa. Al darse cuenta de que “se habían equivocado” ya que Núñez no figuraba en ninguna lista, esperaron la orden de Jones Tamayo, quien ingresó luego y dijo que lo llevaran igual para averiguar sus antecedentes.

Pasó primero por las comisarías de Calilegua y Ledesma, para ser alojado posteriormente en el Centro Clandestino de Detención de Guerrero, donde fue golpeado, picaneado y torturado y vio gente encadenada. En la Central de Policía le otorgaron la libertad, pero mientras esperaba a su hermano Enrique, afuera del lugar, volvieron a subirlo a un móvil y lo llevaron a Gorriti, con sus papeles de libertad firmados y libreta de enrolamiento en mano. Fue víctima de los perversos traslados aéreos hacia la Unidad 9 de La Plata, donde recibió tormentos hasta el día de su liberación.

Bache contó que mientras se desarrollaba la Noche del Apagón, la policía se presentó en su domicilio a buscarlo. Ante su ausencia, dejaron una nota que decía que debía presentarse en el destacamento de forma inmediata para averiguación de antecedentes. Al dirigirse a la comisaría, quedó detenido y fue trasladado a Libertador y posteriormente a la Central. Mientras lo interrogaban, le preguntaban a qué partido pertenecía y querían que firmara un papel que decía que tenía “conexiones con los guerrilleros”.

Después lo llevaron al RIM 20 y luego quedó alojado en el CCD de Guerrero, donde fue torturado brutalmente y vio y escuchó varones y mujeres ser víctimas de atrocidades, también fue víctima del perverso viaje aéreo hacia La Plata. Mientras estuvo alojado en la Unidad 9 de aquella ciudad, se dio cuenta de que por las noches sacaban grupos de presos que no volvían más (hoy permanecen en calidad de detenidos-desaparecidos) y al día siguiente en los diarios la noticia era que habían muerto en falso “enfrentamiento”.

Raúl Bartoletti fue detenido en dos ocasiones. La primera ocurrió durante los primeros días de julio de 1976. La segunda fue durante la Noche del Apagón, el 20 de julio del mismo año. Estuvo detenido en Calilegua y también en la comisaría del Ingenio Ledesma, donde contó que le arrancaron los bigotes con las manos. En el CCD de Guerrero permaneció maniatado, con los ojos vendados y fue torturado. Mientras lo interrogaban, le preguntaban qué hacía y dónde militaba. Después supo, al recordar los gritos del lugar, que las mujeres alojadas allí habían sido violadas. Pasó por la Central de Policía y luego estuvo en el penal de Gorriti desde el 4 de agosto, donde fue víctima de tormentos. Estuvo alojado en la Unidad 9 de La Plata y dijo que allí el trato fue mucho más duro hasta recuperar su libertad.

La próxima audiencia será el jueves 11 de octubre a las 16 en el Tribunal Oral Federal sito en Senador Pérez 182. Se escucharán los testimonios de familiares de víctimas de la dictadura: Virginia Díaz, Guillermina Díaz, hermanas de Guillermo y Carlos Díaz, ambos desaparecidos, Liliana Robles y Juan Robles, hija e hijo de Juan Ángel Robles, desaparecido.

x

Tal vez te interese

Nueva titular de la Secretaría de Derechos Humanos, después de casi un año de vacancia

El gobernador Gerardo Morales tomo juramento en el Salón Blanco de Casa de Gobierno a la doctora María Marcela Infante, quien ...

A %d blogueros les gusta esto: