La vuelta del FMI: del “ajuste gradual” al ajuste brutal

Por el colectivo Economía Política Para la Argentina (EPPA).
Hace apenas un mes desde el colectivo EPPA alertábamos sobre las políticas de miseria planificada que llevaba adelante el Gobierno Nacional y señalábamos que su “plan es ajustar las condiciones de vida de las mayorías populares”. También advertíamos sobre la crisis financiera que se produciría si continuaban los desequilibrios macroeconómicos a los que estaban sometiendo a la Argentina, especialmente los del frente externo. Hoy ese momento ha llegado. Después de la corrida cambiaria vivida en los últimos días el Presidente Macri anunció la vuelta del Fondo Monetario Internacional.

La política económica de Cambiemos ha producido esta situación. La apertura comercial y financiera externa, el levantamiento de la obligatoriedad de liquidar las divisas de las exportaciones y la liberalización de la cuenta de capitales de la balanza de pagos generan una necesidad de dólares de alrededor de 35.000 millones por año que la Argentina no genera. Se trata de un déficit de cuenta corriente de alrededor del 6% del PBI.

Sumado a ello, la inflación que han alentado mediante subas de tarifas impagables, el déficit fiscal que han incrementado en estos más de dos años al haber reducido impuestos a los sectores más concentrados, poderosos y pudientes de la sociedad, el endeudamiento continuo y el ingreso de capitales especulativos atraídos por elevadas tasas de interés y que se fugan ante la incertidumbre existente, dejan a la economía argentina en un grado de fragilidad que será muy difícil de superar. Y todavía falta ver la reacción del capital financiero el próximo martes 15 ante el enorme vencimiento de LEBACS.

Nos esperan días duros a la mayoría de los argentinos. La vuelta del Fondo Monetario Internacional solo implica que este ajuste mal llamado gradual se transforme en un ajuste brutal con recesión, menor empleo, más despidos, salarios y jubilaciones más bajos, mayores niveles inflacionarios con aumentos en los bienes básicos de la canasta familiar, menores ventas y más cierre de PYMES y la vueltas de las AFJP. En fin, más penurias para la producción y el empleo nacional.

Dijo el presidente que no hay otro camino. Y esto es otra mentira más. Desde EPPA decimos que hay otro camino posible y que tiene que ver con incentivar el mercado interno, el consumo y la inversión, con volver a tener tarifas razonables y pagables por las mayorías, con volver a desendeudarnos y poner las finanzas al servicio de la producción. Un camino sin Fondo Monetario Internacional como lo hizo Néstor Kirchner 12 años atrás.

x

Tal vez te interese

Por las críticas, Urtubey adhirió por decreto al protocolo de aborto fijado por la Corte Suprema

Las repercusiones por el caso de la niña de 10 años violada a la que le fue negado un aborto por ...

A %d blogueros les gusta esto: