Destacamos
Plenario del FAG del 3 de agosto de 2017.

La paritaria estatal va a empezar casi 5 puntos abajo porque el Gobierno no aplicó la cláusula gatillo

En los próximos días se reunirán los dirigentes de los sindicatos estatales que integran el Frente Amplio Gremial (FAG), de cara al inicio de las negociaciones salariales con el gobierno provincial.

“La situación es difícil por el deterioro del poder adquisitivo de los salarios”, diagnosticó en diálogo con El Submarino Radio (91.5) Víctor Aramayo, secretario general de la Asociación de Profesionales Universitarios de la Administración Pública (Apuap), y mencionó los tarifazos de diciembre, el aumento de los combustibles de enero y la repetición de las subas en el comienzo de febrero.

El sindicalista remarcó que, de este modo, la mayoría de los trabajadores está peor que en octubre del año pasado, lo que condicionará el tono con que empiecen las conversaciones con el gobierno.

De entrada la cosa no va a ser sencilla, porque se arranca con un atraso de los salarios respecto de la inflación. “El Gobierno incumplió el compromiso de aplicar la cláusula gatillo para compensar lo que produjera la inflación”, señaló Aramayo. Es que la recomposición salarial otorgada el año pasado fue de un 20 por ciento, mientras que la inflación oficial resultó ser de un 24,8 por ciento.

“Para ponernos a tono con la realidad y mantener la posición con respecto a la inflación que hubo en 2017, tendríamos que tener como mínimo 4,8 puntos más”, agregó.

-La Dipec publicó que en Jujuy la inflación del año pasado fue del 21 por ciento. ¿Qué opina de eso? 

-Eso es un dibujo de acuerdo a la necesidad del gobierno. No se puede tomar con seriedad. En Jujuy, por ser la provincia más extrema del país, todo es más caro por el costo del transporte. Es imposible que la inflación sea menor que en la zona central del país. Si el Gobierno quiere discutir con seriedad, está bien. Pero si quieren hacer lo que hicieron el año pasado, de imponer una cifra determinada, nosotros sabremos qué hacer para defender nuestros intereses.

-Todo indica que el Gobierno va a tener una postura similar. ¿Cómo piensan encarar el reclamo? 

 

-Lo haremos como lo hacemos siempre, planteando nuestras necesidades. El año pasado no nos fue bien. Hemos perdido poder adquisitivo porque no tuvimos capacidad, fuerza y potencia suficiente para dar batalla a la imposición del Gobierno. Y ellos impusieron una cifra después de lo que fue una parodia de negociaciones. Esto exige una reflexión por parte de los compañeros de base, porque no podemos esperar que venga un changuito en moto a traernos un sobre con el aumento que necesitamos. Tenemos que ser protagonistas en la lucha por recuperar posiciones perdidas. No podemos pedir a la patronal que cambie, somos nosotros los que tenemos que tomar conciencia y plantear una táctica en unidad, con mucha fuerza, y reclamar donde haya que reclamar, ya sea sentándonos a discutir, haciendo otras actividades o ganando la calle.

-A nivel nacional hay una especie de avanzada contra el sindicalismo en general. ¿Qué lectura hace? 

-El Gobieno nacional aprovecha ciertas circunstancias, y así en los últimos meses del año pasado y en lo que va de este, empezó a agitar fantasmas para que todos entremos en la misma bolsa. Ahí están el Pata Medina, el del SOMU, la UOCRA de Bahía Blanca, y resulta que somos todos iguales, mafiosos y pasibles de ser descalificados. Pero lo que no puede ocurrir es que nuestros propios compañeros se coman esa historia y se hagan eco de ese tipo de difamaciones, porque es una estrategia del gobierno para restar capacidad a los gremios como instrumentos de defensa de los derechos de los trabajadores, para neutralizar los planteos gremiales. Ahora van por Moyano. Estos dirigentes no son santos de nuestra devoción, pero no podemos permitir que nos metan a todos en la misma bolsa.

-Al presentar el Plan Estratégico de Salud, el gobernador Gerardo Morales dijo que ahora los médicos del sistema público de salud están bien pagos. ¿Es así? 

-No, no están bien pagos. Los profesionales de la salud en Jujuy tienen un sueldo promedio muy bajo comparado con otras regiones del país. Se ha mejorado, sí, en parte, especialmente los salarios de las categorías más bajas, que es algo por lo que peleamos mucho. Esto lo reconocemos, no tenemos voación de necios; pero falta muchísimo. Hay que poner los salarios a nivel de la importancia que tiene la labor que cumplen. Acá sigue habiendo bajas; hay concursos donde no se presenta nadie, sobre todo los de la carrera médico hospitalaria.

x

Tal vez te interese

La venta del Ingenio La Esperanza sigue en veremos y los obreros inician un bloqueo de camiones 

Este martes los trabajadores del Ingenio La Esperanza inician un plan de lucha con el bloqueo de la salida de camiones, ...

A %d blogueros les gusta esto: