El nuevo cardenal de Bolivia: aymara, exminero y campesino

Por Alejandro C. Tarruella* en InfoNewsEl 29 de junio próximo será nombrado oficialmente nuevo cardenal de Bolivia el ex minero de origen aymara, Toribio Ticona Porco, nacido en la localidad de Cornelio Saavedra de Potosí, en 1937. Ticona era, hasta ser ungido por el Papa Francisco, prelado emérito de la diócesis de Coro Coro, en el oeste de su país.

En 2016, Ticona recordó que fue hijo de una madre humilde, que no sabía leer ni escribir, y un padre campesino y minero que no conoció. En su niñez, Ticona fue lustrabotas y como canillita, vendía el periódico “Rebeldía”, el único que se editaba en Potosí. “Todo lo hacía por amor a mi madre”, reconoció como motivador de sus actos.

Así fue que ejerció el oficio de ayudante de albañil, obrero en la cervecería de Potosí, trabajó en mecánica automotriz y en los socavones de las históricas minas del Cerro Rico. En la mina Siglo XX, al norte de Potosí, fue dirigente gremial. En 1955, a través de unos misioneros belgas, llegó a la iglesia en la que fue ordenado en 1967, un 29 de enero, y obispo, el 31 de mayo de 1986. Será el segundo cardenal nacido en Bolivia de la historia, después del cardenal Julio Terrazas, fallecido en 2015.

“Dios tiene sus razones, que la mente ignora”, balbuceó Toribio Ticona Porco, al enterarse de su nombramiento, que no estaba en las especulaciones de nadie. Quien fuera niño minero en los socavones del sur del país, lustrabotas y canillitas atinó a explicarse así: “No puedo creer que el papa me haya nombrado cardenal. Soy de extracción campesina y minera; hay gente más capaz que yo para el cargo”. Y lo decía, quién era al momento de escuchar la noticia, obispo emérito de Coro Coro, un pueblo rural minero pobre de gente sencilla que lo estima profundamente.

Evo Morales recibió con emoción el nombramiento de su amigo y declaró que se trataba de “Una grata sorpresa, justa y acertada designación. Mi respeto y admiración al hermano obispo Toribio Ticona, ahora Cardenal, a quien conocí como gran servidor, no solamente de la fe religiosa, sino del pueblo olvidado en la pobreza. Juntos seguiremos trabajando”.

Agregó que gracias al Papa Francisco ahora Bolivia tiene a su primer Cardenal indígena y obrero de la historia, ya que no existen antecedentes a nivel mundial de un hecho semejante. Llamó la atención que un expresidente de Bolivia, alineado en el neoliberalismo, como Jorge “Tuto” Quiroga, se haya alineado a celebrar el nombramiento y declarar: “Orgullo y regocijo nacional por tener un nuevo Cardenal boliviano”.

La Conferencia Episcopal boliviana por su parte, comunicaba que “El Papa Francisco nos ha sorprendido una vez más al elegir a una persona indígena y esforzado obispo. Monseñor Toribio encarna la vocación de un sacerdote servicial y humilde”. Sin embargo, no todos estaban contentos con un hecho que sacudía el vínculo histórico de la iglesia con los poderosos de Bolivia y su pueblo.

El amor de los desposeídos

Toribio Ticona fue sacerdote en centros mineros y en zonas agrarias, fue obispo auxiliar en el Centro Minero del norte de Potosí cuando residía en Uncía, en la provincia de Chayanta. A sus 80 años, se lo reconoce como un sacerdote que se ganó el amor de los desposeídos y los trabajadores por su compromiso con los obreros y los mineros.

El propio sacerdote, recordó en estos días: “He trabajado de lustrabotas, he revendido periódicos, he sido minero y ahora obispo. Estoy muy agradecido con Dios, no espero más de la vida, solo que él me acoja cuando llegue el momento” y que, cuando se desempeñó 14 años en el cargo de alcalde en la localidad minera de Chacarilla siendo sacerdote, fue detenido “por defender la causa de los pobres”. Ticona evocó que tuvo que ejercer un cargo político debido a la explotación a los mineros que realizaba una empresa japonesa.

Ticona conoció en aquellos años a Evo Morales en Patacamaya. Morales era dirigente y solía recorrer la región en movilización y recibían la solidaridad de Ticona, que recibía a los marchantes, les buscaba lugares para la estadía y mediaba ante la represión que los perseguía. El sacerdote conocía a Jorge Bergoglio y volvió a verlo como Papa, en 2017 durante su visita a Bolivia. Cuentan que Francisco vio a su amigo y le dijo bromeándolo:

-Toribio ¿todavía sigues vivo? – y se echaron a reír.

“Aún no puedo creerlo, estoy inmensamente agradecido con el papa”, dijo al conocer la noticia de su nombramiento junto a otros 13 obispos que serán entronizados en Roma, el próximo 29 de junio. “Es un amigo mío, nos respetamos mutuamente y espero que ahora las relaciones de Estado y la Iglesia sean mejores o por lo menos con respeto y entendimiento”, reconoció Ticona.

La falsedad no duerme

A poco de conocerse su nombramiento, medios de dudosa credibilidad en Bolivia, difundieron una información falsa, en la que acusaban Toribio Ticona, de tener mujer e hijos. Algo semejante a lo que le sucedió a Evo Morales antes de una elección, acusado de tener un hijo no reconocido, y que lo afectó ante la opinión pública hasta que se comprobó que se trató de una operación de prensa sostenida a nivel internacional. Monseñor Ticona se dirigió a los medios y señaló que “a raíz de una denuncia falsa que se está difundiendo en los medios de comunicación relativa a mi vida privada, es mi deber declarar y aclarar de manera enfática que los contenidos de la misma no corresponden a la verdad”.

Un blog, ‘Adelante la fe’, difundió que Ticona “mientras ejercía en Coro Coro, al mismo tiempo, en el Obispado de Oruro mantenía una vida marital con una mujer, la señora y los hijos se enorgullecen de llamarse esposa e hijos del ‘Obispo de Patacamaya’ como es conocido también el Obispo Toribio Ticona”.

El flamante Cardenal replicó que “estos rumores” fueron difundidos en 2011 y “terminaron como simples calumnias. Personalmente me alegro que salgan estas denuncias en este momento, a fin de cerrar el caso de manera definitiva”. En Bolivia, debido al interés corporativo internacional de someter el país por sus riquezas mineras recuperadas por el gobierno de Evo Morales, se producen innumerable cantidad de operaciones de prensa destinadas a desacreditar a dirigentes o, en este caso, personalidades que fortalecen el rumbo que adoptó el pueblo. Ticona fue contundente en su respuesta y señaló: “Ya que se mencionan personas concretas en la ciudad de Oruro, exijo que ellas se identifiquen plenamente. Si estas acusaciones persistieran no tendré ningún problema en comenzar una denuncia judicial por calumnia en contra de quienes la impulsan o la propagan”. Y consideró el prelado que la calumnia fue un ataque, “no tanto a mi persona sino a la persona del Papa Francisco. Son ataques que provienen de fuentes conocidas por su hostilidad al Santo Padre”. Lo cual no es desacertado puesto que tanto en la iglesia como en las corporaciones multinacionales, hay un rechazo a las figuras de Evo Morales y el Papa Francisco. Ticona habla quechua y conoce el aymara, lenguas de uso común entre sus fieles, rechazadas culturalmente por la “rosca”, término que en el país identifica a los oligarcas nativos.

Contó Ticona, que por gratitud le compró a su madre un terreno en Cochabamba ya que ella está enterrada en esa ciudad donde su deseo es ser enterrado. “Vine a este mundo muy humilde y pobre y quiero morir pobremente también”,expresó en una oportunidad. Humildad por cierto pero también coherencia, algo que la iglesia católica no mostró en otros años cuando obispos y fieles no eran afines al dolor y las razones de su pueblo. Sin duda, el gesto de Jorge Bergoglio, tiene relación con el tiempo político que representa el líder boliviano Evo Morales, su gobierno y la resurrección de un pueblo que se alza de pie como ejemplo para el mundo. Y el Papa no es ajeno ni neutral a ese proceso histórico. No en vano, al recibir la noticia, el cardenal se definió como un hombre “humilde, minero y campesino, de lo más sencillo”.

*El autor es periodista, escritor y autor de los libros “Guardia de Hierro. De Perón a Bergoglio”, “Rescoldos” (poemas), “Historia de la Sociedad Rural Argentina” y “Autoayuda para peronistas”.

x

Tal vez te interese

Brasil: Los números dan para un Maracanazo, pero la cancha está demasiado inclinada

Por Alberto López Girondo, en Tiempo. Hay 29.594.036 brasileños que este domingo no fueron a votar, el 20,32% de los ciudadanos ...

A %d blogueros les gusta esto: