ekel meyer guillermo corro jura
Guillermo Corro acaba de cumplir su primer año al frente de la Policía de la Provincia.

El jefe de Policía descartó que las fugas de presos de comisarías tuvieran el fin de perjudicarlo

Tras haberse producido una serie de hechos delictivos de diversas características y tras la fuga de presos de dos comisarías de San Salvador de Jujuy, el jefe de la Policía de la Provincia, Guillermo Corro, brindó una conferencia de prensa en la que defendió la tarea de la fuerza, tanto en la recaptura de los detenidos que se habían fugado como en haber encontrado a dos adolescentes que estuvieron desaparecidas por varias horas.

Sobre la desaparición de una de las jóvenes, que fue hallada por su padre en una casa de Alto Comedero, Corro no descartó que el hecho estén vinculados con otros similares ocurridos en otras provincias, aunque aclaró que el único detenido hasta ahora es de San Salvador de Jujuy. “Que tenga o no conexión en otros lugares será parte de la investigación que realizan los fiscales”, comentó. Tampoco desechó la posibilidad de que haya otra u otras personas involucradas, pero volvió a señalar que la fiscalía es quien deberá determinarlo. Arriesgó sin embargo que “por las circunstancias del caso es muy probable”.

Respecto de las fugas de presos de comisarías, expresó que, a su entender, “se ha trabajado muy bien” -en la recaptura, claro- y destacó que “como paliativo” personal del Servicio Penitenciario está “colaborando” en la custodia de las seccionales y haciéndose cargo incluso de la provisión de la comida para los presos. De todos modos, aceptó que “alguna responsabilidad le cabe” al personal policial, no solo desde el punto de vista penal sino también en el aspecto administrativo. Confirmó entonces que son ocho los uniformados detenidos por estas fugas, siete de la seccional de Mariano Moreno y uno de la de El Chingo.

“Cada vez que tenemos una situación de esta naturaleza, por un lado va la investigación penal, que tiene que ver con el delito cometido, y por otro lado está la investigación administrativa”, precisó, y recordó que a fines del año pasado se dio “una serie de cesantías producto de la culminación de expedientes administrativos”, por lo que no descartó que “en las próximas semanas o meses” se produzca la resolución de nuevas causas administrativas, que serán resueltas por el ministerio de Seguridad.

Consultado sobre la cantidad de personal policial que tiene la fuerza, Corro precisó que hay cerca de 7800 efectivos en actividad, pero explicó que a ese número hay que restar la gente que se encuentra con carpetas médicas, que es “una cantidad importante”, dijo, sin dar cifras. Por otro lado, remarcó que también hay personal policial adscripto a otras instituciones, como el ministerio de la Acusación y juzgados, y en algunos casos al Poder Legislativo.

Para el jefe de la Policía, esta cantidad de efectivos es suficiente para cubrir las necesidades, aunque aclaró que “va variando de acuerdo a las carpetas médicas y a los servicios que se vayan implementando”. Por otro lado, consideró que hay que tener en cuenta el crecimiento demográfico, porque “hay sectores barriales que van aumentando de población y en esos lugares nos está faltando gente”, afirmó.

En este sentido, enfatizó: “Ya lo dijimos en su momento, que la actividad administrativa de la Policía de la provincia necesariamente debe ser reducida. Y estamos trabajando en eso; la incorporación de equipos informáticos nos va a permitir avanzar en ese camino”.

Sobre los hechos de los últimos días, como los asaltos violentos a una farmacia en Monterrico y a una peluquería en pleno centro de San Salvador, Corro dijo que “preocupan mucho” por el uso de armas de fuego que involucraron. Pero puso el acento en los resultados: “En el caso de la peluquería, el autor está detenido; en el caso de la farmacia, los tres autores del secuestro están detenidos”, y reveló que en ese mismo momento se estaba haciendo un allanamiento en la zona de Palpalá “por un ilícito con arma de fuego” del que no dio más precisiones.

Detalló además el caso que se dio en la zona de Yala, donde conoció una ola de robos denunciada por una vecina a la que le robaron electrodomésticos y otros elementos de su casa. “Luego de distintas investigaciones, se procedió a la detención de un hombre domiciliado en Alto Comedero, por existir fuertes indicios que lo vinculan con estos hechos en esxa amplia zona de la provincia”, declaró Corro.

El jefe policial fue enfático: “Que quede claro que si tenemos un hecho de esta naturaleza en nuestra ciudad, vamos a investigar hasta las últimas consecuencias para llegar a los autores y meterlos presos, que es lo que la sociedad reclama”.

Informó que se incrementó el personal de recorrido en el microcentro y en los barrios, sacando personal de la Central de Policía, “para tener mayor dominio y control en la vía pública, pero evidentemente los delincuentes y los ilícitos están presentes en nuestra sociedad y debemos trabajar en consecuencia”.

Le preguntaron luego si consideraba la posibilidad de que las fugas de comisarías pudieran haber tenido como objetivo debilitar su imagen como jefe policial. “No; lo descarto totalmente”, respondió Corro. Y relacionó esos hechos con la cantidad de detenidos en comisarías, “que no es una problemática nueva”, aclaró.

Precisó que son 546 las personas detenidas en seccionales en toda la provincia. “Es mucho”, evaluó. Sin embargo, defendió la tarea de la fuerza: “En tanto y en cuanto la policía trabaja más en la calle, esto implica más detenidos”, afirmó, y destacó también el trabajo de los fiscales y ayudantes de fiscales, “que están activando causas, lo que implica más esclarecimientos y evidentemente más detenidos”.

“Obviamente, la problemática de los detenidos nos va a llevar un tiempo resolverla”, admitió, y agregó: “Ya lo dijo el ministro de Seguridad, que se está trabajando en la construcción de alcaidías, lo que permitiría sacar detenidos de las comisarías para poder liberar personal de seguridad para los patrullajes y recorridos”.

Acerca de las condiciones en que están los detenidos en las seccionales, detalló: “Todas las comisarías realizan un trabajo rutinario en la atención de los detenidos, porque hay que darles de comer, necesitan las visitas, los abogados… Eso implica una mayor atención por parte del personal que trabaja en las comisarías”.

x

Tal vez te interese

Más problemas con detenidos en comisarías: controlaron dos principios de incendios intencionales

Detenidos en las comisarías 1ª, del centro de San Salvador de Jujuy, y 30ª, del barrio Mariano Moreno, provocaron sendos incendios que ...

A %d blogueros les gusta esto: