Diputado en contra de la ley Tolerancia Cero, porque tiene “tintes recaudatorios”

El diputado provincial del Partido Obrero en el Frente de Izquierda, Martín Iñaki Aldasoro, sostuvo que no apoyó la sanción de la ley de Tolerancia cero al consumo de alcohol al volante porque con la norma “el Gobierno arma una caja recaudatoria con los conductores”.

Dijo que se trataba de una norma que “desnaturaliza la prevención privilegiando una orientación recaudatoria”. En un parte de prensa, el legislador resaltó que “este proyecto, inicialmente presentado por el PJ, tomó estado parlamentario en la 10º sesión ordinaria y el bloque oficialista decidió mandarla nuevamente a comisión. El problema de los accidentes de tránsito merece un abordaje integral, aunque resulta evidente que el consumo de alcohol en los conductores es un elemento importante en los casos de accidentes viales que en la provincia parecen incrementarse mes a mes”, agregó.

Aldasoro dijo que “el Partido Obrero en el Frente de Izquierda defiende el principio de no consumir ningún tipo de estupefacientes ni ingesta de alcohol a la hora de conducir, ya que por mínimo que sea este consumo, está demostrado que afecta los reflejos y la reacción a la hora de conducir. Abordar el problema de consumir bebidas alcohólicas al volante, supone un arduo trabajo de prevención, de educación vial desde temprana edad y de campañas contra el consumo de alcohol, cada día más estimulado por el lobby de las empresas de bebidas alcohólicas. Sin embargo, este eje, para nosotros fundamental, no está desarrollado en el proyecto de ley”.

Subrayó que el proyecto original establecía la penalidad en unidades de multa. Una unidad de multa equivale al 10% del salario mínimo vital y móvil, hoy establecido en $10.000. “La modificación impone tomar como referencia de multa la unidad fija, medida por el precio de un litro de nafta súper fijado por YPF. El propio día de la sesión, el proyecto cargado en las computadoras de la cámara tenía varias modificaciones del despacho de comisión del martes, el más llamativo es que faculta al PE a fijar el costo de la unidad fija (multa). El abordaje que se busca hacer con este proyecto es directamente punitivo, aumentar las multas al conductor que consumió bebidas. La penalización varía de $8 mil (para los casos de consumo mínimo: de 0,1 a 0,5 gramos de alcohol en sangre) a más de $25 mil.

La aplicación de mayores multas en dinero, no han favorecido a bajar las estadísticas de accidentes de tránsito, además genera un criterio desigual para dos infractores que cometen la misma falta; mientras que para un trabajador de escasos recursos una multa de estas características se hace prácticamente impagable y tiene efectos en la capacidad de sostener los costos familiares; para alguien de alto poder adquisitivo resulta bastante accesible. El criterio que proponemos es que este tipo de faltas, por lo menos para el tramo de consumo mínimo, que sea pagada a través de trabajo comunitario y de capacitaciones en consumo de sustancias”. Dijo que como en la sesión no atendieron las modificaciones propuestas votaron en contra.

x

Tal vez te interese

Refuerzan la campaña para garantizar a las personas trans el acceso al trabajo y a la vivienda

La Fundación Damas de Hierro realizó una intervención en la Legislatura para presentar la campaña por el acceso al trabajo y ...

A %d blogueros les gusta esto: