Destacamos

#ArgentinaNoVayas: la campaña para que el amistoso con Israel no se juegue en Jerusalén

A días del amistoso entre Argentina e Israel previsto para el sábado 9 en la ciudad de Jerusalén, se suman voces a la campaña en las redes sociales bajo la consigna #ArgentinaNoVayas, pidiéndoles a los jugadores y cuerpo técnico de la Selección que no legitimen la ocupación israelí y el extermino del pueblo palestino.

El repudio no es al partido en sí, sino al hecho de que se juegue en la ciudad de Jerusalén, adonde pocos días atrás el presidente estadounidense Donald Trump instaló la embajada de su país. Los israelíes se apoderaron de la parte oriental de la ciudad en 1967 y la anexionaron, declarando en 1980 que Jerusalén era su capital “eterna e indivisible”. Sin embargo, la anexión nunca fue reconocida internacionalmente.

El periodista Ezequiel Fernández Moores inició así su nota en La Nación:

“Pido al equipo argentino y en especial al capitán Leo Messi, que es muy apreciado en Palestina, para que se solidarice y boicotee el partido con Israel”. Mohammad Khalil Obaid, jugador del Jameyet Al Salah, está postrado en una cama. Se estaba haciendo una selfie en la última protesta del 30 de abril pasado cuando balas israelíes le destrozaron las rodillas. Su mensaje cierra con un ruego para la selección: “Argentina, no hay nada amistoso en disparar a jugadores de fútbol”. Jawhar Nasser Jawhar y Adam Abd al-Raouf Halabiya, 19 y 17 años, volvían a su casa el 31 de enero pasado tras entrenarse en el estadio Faisal al-Husseini cuando fueron baleados por soldados israelíes al acercarse a un checkpoint. Israel afirma que estaban por lanzar una bomba. “Para ellos -dice uno de los testimonios de un flamante documental coproducido por la Argentina y Palestina- el fútbol es terrorismo”.

El exjugador Claudio Morresi, quien fue secretario de Deportes del gobierno kirchnerista, difundió a través de sus redes sociales lo que sigue:

La única razón por la que la Selección argentina juegue en Jerusalén es por una presión del gobierno a la AFA. Llevar a Leo Messi y al resto del equipo a una ciudad donde existe un conflicto internacional, solo se entiende por algún negociado del gobierno, que expone a un peligro innecesario al equipo nacional. Si el pueblo israelí quiere ver a la selección argentina lo lógico sería que la lleven a jugar al estadio Ramat Gav de Tel Aviv, que tiene capacidad para 10.000 personas más que el Teddy Kolen de Jerusalén. Según la Asociación de Fútbol de Palestina el campo originario donde se iba a jugar era el Sami Ofen de Haifa y por la presión política se trasladó al Estadio de Jerusalén. De esta forma se está usando un partido de fútbol como una herramienta política del gobierno israelí para normalizar la anexión ilegal del ocupado Jerusalén Este. Permitir que la selección argentina sea utilizada en un conflicto internacional es una irresponsabilidad del Macrismo”.

Hebe de Bonafini, titular de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, les habló directamente a los jugadores de la Selección en un video que difundió en la cuenta de Twitter de la institución:

El exdiputado del Frente Para la Victoria Horacio Pietragalla eligió relatar una de las tantas historias trágicas vinculadas al asedio del gobierno israelí hacia el pueblo palestino:

El repudio incluye una convocatoria al Obelisco para este jueves a las cuatro de la tarde:

x

Tal vez te interese

La CTERA advierte que la ministra de Educación de Jujuy impulsa el cierre de carreras

En un comunicado firmado por Sonia Alesso y Miguel Duhalde, secretarios general y de educación, respectivamente, la Confederación de Trabajadores de la ...

A %d blogueros les gusta esto: